¿Qué puede pasar?

Es difícil decir qué va a ser de Venezuela en los próximos 12 meses. Los presos políticos, recluidos en el Helicoide, la sede del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) anunciaron que es posible que se presente una masacre, lo que lejos de ser solo palabras encierran una gran verdad.

El pronunciamiento se dio después del segundo amotinamiento del año. Los presos políticos están a merced de sus opositores quienes incentivados por los odios y resentimientos alimentados por la violencia de los partidos donde el Gobierno tiene todo en sus manos para acabar con cualquier brote contrario a sus posiciones y además juega con las necesidades, especialmente el hambre, del pueblo.

Las cárceles de Venezuela son señaladas de ser centros de torturas y tratos crueles lo que ha dado lugar para que varias organizaciones de derechos humanos exijan al Gobierno que cese estas prácticas contra opositores y la población carcelaria en general.

Los acontecimientos de los últimos días muestran que los reclusos políticos, que tienen 55 días incomunicados tienen el control de los calabozos y han arrancado rejas y generado otros destrozos con el propósito de ser visitados por la Comisión de la Verdad de la Asamblea Nacional Constituyente Chavista porque ellos consideran que es la única que puede resolver la situación que atraviesan.

Pero además de estos hay otros casos tanto o más alarmante como es el de la salud y la escasez de medicamentos lo que ha generado que enfermedades que parecían haber desaparecidos como la lepra y la viruela han vuelto y han encontrado un lugar adecuado por la falta de vacunas.

Los médicos están alarmados por el incremento de la gonorrea y otras enfermedades de transmisión sexual como la sífilis y el VIH, tanto en hombre como en mujeres, que han reputando por la escasez de condones y la falta de programas de prevención. En el caso de la gonorrea ningún antibiótico está haciendo efecto.

Eso sin mencionar la hiperinflación, la escasez de alimentos y el aumento del índice de criminalidad.

También podría gustarte

Comentarios

Cargando